Extraordinary Ministers of Holy Communion (EMHC)

Coordinator/Coordinador: Leonor Garcia 773-918-1688

The visitation of the sick is a special task. It requires patience and understanding and love for what Jesus taught. It is a task that requires a lot of work. It gives the visitor a deeper appreciation of life and health. Like any ministry, one receives far more than it gives; received lessons dealing with love, courage, compassion, friendship and commitment.

There is no better place to learn about life and death that the room of a dying patient. We learn about the strength and courage in difficult times, the importance of sharing laughter when the whole picture is bleak, how important our health, and never take for granted having it, about the importance of relationships and strive to start than ours are good and permeated with love, which binds people: tears, laughter, prayer. Visitation is a call. We need to continue to carry the burdens of one another.

HOW TO GIVE BACK: Ministers must be a fully initiated Roman Catholic. These individuals must have a willingness to be of service to the community founded in the love of God.  Attend a training session and to the community training on Tuesdays at 7:00 pm Bingo Hall.

Servicios Ofrecidos: La visitación a los enfermos es una tarea especial. Exige paciencia y

comprensión y un amor por lo que Jesús enseñó. Es una tarea que requiere mucho trabajo. Le da al visitador una apreciación más profunda de la vida y la salud. Como cualquier ministerio, uno recibe mucho más de lo que da. Las lecciones recibidas tratan del amor, el valor, la compasión, la amistad y el compromiso.

No hay mejor lugar para aprender acerca de la vida y de la muerte que la habitación de un paciente moribundo. Aprendemos acerca de la fortaleza y del valor ante los momentos difíciles; de la importancia de compartir la risa cuando todo el panorama es desolador; lo importante que es nuestra salud, y nunca más damos por sentado el hecho de tenerla; acerca de la importancia de las relaciones y empezamos esforzarnos para que las nuestras sean buenas y permeadas de amor; lo que une a la gente: las lágrimas, la risa, la oración. La visitación es un llamado. Necesitamos seguir llevando las cargas los unos de los otros.

Como Participar: : Los ministros deben haber sido iniciados completamente en la fe católica. Estas personas deben tener una voluntad de servicio a la comunidad fundada en el amor de Dios.  Debe asistir a una sesión de entrenamiento  y a los talleres de comunidad los martes a las 7:00pm en el Bingo Hall.